jueves, 22 de noviembre de 2007

Neumonía

Neumonía

La neumonía, es la infección del parénquima pulmonar producida por un agente infeccioso. La puerta de entrada del agente infeccioso suele ser la vía aérea. Los síntomas característicos son tos, dolor torácico y fiebre, aunque no siempre aparecen. Antes de la llegada de los antibióticos, la neumonía tenía resultados mortales, pero hoy es una enfermedad realmente curable. Muchos pacientes con neumonía son tratados por el médico de cabecera y no se ingresan en los hospitales. Esto es lo que se denomina neumonía adquirida en la comunidad. La neumonía nosocomial es la que se adquiere durante el ingreso hospitalario por otra causa.
La neumonía puede ser una enfermedad grave, especialmente entre los ancianos y los inmuno-deprimidos. Los pacientes de
SIDA contraen frecuentemente la neumonía por Pneumocystis , forma de la enfermedad en otras circunstancias. Las personas con fibrosis quística tienen también un alto riesgo de neumonía debido a que continuamente se acumula fluido en sus pulmones.

Definición

Definición

Inflamación de los bronquios finos y de los sacos alveolares de los pulmones a consecuencia de una infección viral o bacteriana, por regla surge como una complicación de otras enfermedades pulmonares que no fueron atendidas apropiadamente. Es una de las primeras causas de muerte infantil entre menores de 1 (un) año de edad, pero también implica un serio riesgo para personas mayores de 62 años. Tradicionalmente se ha dividido en neumonia intersticial o neumonitis para las neumonías de origen viral, y neumonía para las infecciones que comprometen el parénquima pulmonar (alvéolos), cuyo origen es predominantemente bacteriano. En los últimos años se ha utilizado el término neumonía atípica a las neumonías cuya causa es viral, por Micoplasma y por Chlamydias, las manifestaciones suelen ser diferentes a las de una neumonía bacteriana típica y los hallazgos radiológicos no suelen corresponder con los hallazgos clínicos. Otra clasificación más utilizada es dividirla de acuerdo a su lugar de adquisición en neumonía adquirida en la comunidad y neumonía nosocomial (hospitalaria), ya que este es el factor primordial a parte de la edad para elegir el tratamiento médico adecuado. Se define a la neumonía adquirida en la comunidad como la que se presenta en personas sin antecedentes de hospitalización, residencia en hogares de cuidado crónico o sujetos a procedimientos médicos invasivos en los últimos 14 días. Los factores de riesgo para neumonía en menores de edad son: bajo peso al nacer, cardiopatías, malformaciones congénitas, presencia de tumores, desnutricion, infección por el virus de inmunodeficiencia humana, bajo nivel socio-económico, exposición al humo del cigarrillo, reflujo gastroesofágico (reflujo del contenido estomacal al esófago por incompetencia del esfinter del cardias), fibrosis quística, secuelas neurológicas y antecedente de hipoxia perinatal (persona que al momento del nacimiento sufre asfixia como complicación del parto). Los factores de riesgo en adultos son: tabaquismo, alcoholismo, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (enfermedad en que hay perdida de los alvéolos pulmonares como consecuancia del consumo de cigarrollo y exposición al humo de leña principalmente), bronquiectasias, lesiones por trauma, lesiones en la piel (las bacterias que provocan abscesos en la piel pueden viajar por la sangre y establecerse en los pulmones, provocando la enfermedad), alteraciones de la conciencia (por la falta de reflejos protectores como la tos, se puede aspirar el contenido del estómago a los pulmones), trastornos de la deglución, fibrosis quística, enfermedades crónicas e inmunosupresión.

Causas

Causas

La neumonía puede ser causada por varios agentes etiológicos:

Múltiples
bacterias, como Streptococcus pneumoniae, Mycoplasmas y Chlamydias

Distintos
Virus

Hongos, como
Pneumocystis jiroveci

En recién nacidos las neumonías suelen ser causadas por: Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus y ocasionalmente bacilos gram negativos. En lactantes (niños de 1 mes a 2 años) y preescolares (niños de 2 años a 5 años): el principal patógeno bacteriano es el Streptococcus pneumoniae, además ocasionalmente es causada por la Chlamydia trachomatis y por el Micoplasma pneumoniae. En niños mayores de 5 años: Streptococcus pneumoniae y Micloplasma Pneumoniae. En inmunocomprometidos: bacterias gram negativas, Pneumocystis jiroveci, citomegalovirus (CMV), hongos, y Micobacterium tuberculosis. En ocasiones se puede presentar neumonías por bacterias anaeróbicas, en el caso de personas que tienes factores de riesgo para aspirar contenido gástrico a los pulmones, en este caso hay un riesgo significativo de aparición de abscesos pulmonares. En las neumonías nosocomiales: Pseudomonas aeruginosa, hongos y Staphylococcus aureus. En personas adultas: Streptococcus pneumoniae y virus influenza. en los Casos de neumonía atípica: virus, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydia pneumoniae.

Sintomas

Sintomas

Los siguientes
síntomas pueden estar relacionados con la enfermedad:

Generalmente es precedida por una enfermedad como la
gripe o el catarro común.

La
Fiebre prolongada por más de tres días, en particular si es elevada.

La frecuencia respiratoria aumentada: recien nacidos hasta menos de 3 meses >60 por minuto, lactantes >50 por minuto, Preescolares y escolares >40 por minuto, adultos >20 por minuto.

Se produce un hundimiento o retracción de las
costillas con la respiración que se puede observar fácilmente con el pecho descubierto.

Las
fosas nasales se abren y se cierran como un aleteo rápido con la respiración. (principalmente se da en niños)
Quejido en el
pecho como asmático al respirar.

Las personas afectas de neumonía a menudo tienen
tos que puede producir una expectoración de tipo muco-purulento (amarillenta), fiebre alta que puede estar acompañada de escalofríos.
Limitación respiratoria también es frecuente así como dolor torácico de características pleuríticas (aumenta con la respiración profunda y con la tos). También pueden tener hemoptisis (expectoración de sangre por la boca durante episodios de tos)y disnea. Suele acompañarse de compromiso del estado general (Anorexia, Astenia y Adinamia). Al examen físico general es probable encontrar taquicardia, taquipnea y baja presión arterial, ya sea sistólica o diastólica. Al examen físico segmentario, el síndrome de condensación pulmonar es a menudo claro; a la palpación: disminución de la expansión y de la elasticidad torácica y aumento de las vibraciones vocales. A la percusión: matidez. A la auscultación: disminución del murmullo pulmonar, crepitaciones y/o soplo tubario.

El
paciente infantil tiene la piel fría, tose intensamente, parece decaído, apenas puede llorar y puede tener convulsiones, se pone morado cuando tose, no quiere comer, apenas reacciona a los estímulos. El cuadro es similar en el paciente adulto.

En adultos sobre 65 años es probable una manifestación sintomática muchísimo más sutil que la encontrada en personas jóvenes.

tipos de neumonía

Diferentes tipos

Neumonía neumocócica
Neumonía estreptocócica
Neumonía estadilocócica
Neumonía por klebsiella neumoniae
Neumonitís víricas